Saltar al contenido

El atentado de Berlín y el sistema de frenado automático de emergencia

Escrito en Seguridad Vial

En la inspección técnica de vehículos, no solo estamos preocupados por los elementos de seguridad que todos conocemos y que ya tienen una reconocida eficacia, a la hora de salvar vidas, de minimizar daños en accidentes de tráfico, como son el perfecto mantenimiento de elementos como cinturones de seguridad, dirección, frenos, neumáticos, etc… Existe una nueva generación de sistemas de seguridad integrados en el vehículo y que tienen mucho que ver con el propio control que ejerce el vehículo sobre sí mismo, en caso de un error o un fallo por parte de conductor, y es lo que nos acerca en muchos casos y de forma inicialmente parcial a la conducción autónoma.

Sistema avanzado de frenada de emergencia

Sistema AEBS en funcionamientoDesde el 1 de noviembre de 2015, ya era obligatorio que todos los autobuses y autocares, así como los camiones de más de 3500 Kg, dispusieran después de su matriculación de un sistema de frenada de emergencia avanzado (EABS). Este sistema que inicialmente no está diseñado para detectar peatones o ciclistas, actúa en algunos vehículos mediante un radar y una cámara, y está constantemente monitorizando la presencia de vehículos en la parte delantera, y actuando de forma autónoma sobre el frenado del vehículo ante el riesgo de colisión. Estos dos sistemas que interactúan entre sí, el FCW (aviso de colisión frontal) y EAB (Sistema de frenada de emergencia), inicialmente interactúan al acercarse los vehículos con una señal acústica, que avisa al conductor del riesgo, de choque, por distracción, o por encontrarnos en una autovía y de pronto ver en una zona de retención vehículos parados, frenado levemente, o desacelerando totalmente el vehículo para minimizar o evitar una colisión frontal, con graves consecuencias en el caso de camiones y turismos u otros vehículos de menos peso y tamaño.

Seguridad activa en Berlín

Recientemente en Berlín, en fechas navideñas, se produjo un atentado terrorista, en el que un vehículo industrial (cabeza tractora + semirremolque), envestía contra un mercadillo navideño muy concurrido. Inicialmente se desconocía que había ocurrido para que el vehículo sólo recorriera 80 metros, y posteriormente se detuviese.

¿Qué ocurrió realmente, para que lo que parece un número elevado de personas, muertas y heridas (12 y 48 respectivamente) no fuese mayor?

El camión invade la acera, en una zona donde no hay bolardos a una velocidad superior a 60 Km/h, recorre entre 70 y 80 m entre las tiendas del mercado navideño y arrastra todo lo que se encuentra, se detiene tras embestir una de las casetas y queda atravesado en la calle aledaña.

¿Qué ocurrió realmente, para que lo que parece un número elevado de personas, muertas y heridas (12 y 48 respectivamente) no fuese mayor?, pues realmente que al ser un vehículo de última generación y llevar incorporado por obligación normativa un sistema de frenado de emergencia, evitó al ir encontrando obstáculos, y se activó el sistema de frenado que hizo que el vehículo se parara bruscamente, más allá de su cometido que inicialmente no es detectar, a peatones, sino para cuando se encuentra en movimiento otro vehículo que lo preceda para evitar colisionar por él.

Menos fallos humanos

Los sistemas de seguridad que incorporan los vehículos, parece que en muchos casos “nos molestan”, parecen que dificultan la comunicación del vehículo y el conductor, cuando cada vez está más demostrado que es necesario que el vehículo interactúe con nosotros para evitar fallos humanos.

Nosotros como parte integrante de los verificadores de que los elementos de seguridad de los vehículos y más los que son obligatorios, funcionen, solicitamos a los fabricantes, y por ende a la administración, que nos faciliten los datos técnicos de los vehículos, para evaluar que todos los elementos funcionan y se encuentran instalados en el vehículo para actuar cuando sea necesario.

Compartir esta página:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *