Skip to content

AECA-ITV explica qué elementos del vehículo se pueden revisar antes de acudir a la ITV

Categorías: Blog

Aunque de acuerdo con datos del Ministerio de Industria y Turismo, el 81,4% de los vehículos que acude a las estaciones de ITV supera la inspección favorablemente a la primera, todavía hay muchos conductores que van a esta cita con temor de un posible rechazo. Para evitar que esto suceda, AECA-ITV explica qué elementos del vehículo se pueden revisar para detectar posibles fallos antes de acudir a la ITV.

Pese a que hay defectos que no se ven a simple vista y que únicamente pueden ser detectados a través de la inspección que realizan las estaciones de ITV, hay algunos elementos del vehículo cuyo correcto funcionamiento puede ser comprobado de forma sencilla y dar una mayor tranquilidad a la hora de pasar la inspección.

Algunos de estos elementos son:

  • Alumbrado y señalización: su correcto estado garantiza una buena visibilidad; “ver y ser visto”. A pesar de ser el sistema del vehículo más sencillo de comprobar, principalmente ver si encienden o no las distintas luces (freno, intermitentes y faros), uno de cada cuatro defectos graves imputados son en este sistema.
  • Los neumáticos: se debe revisar tanto la presión de inflado como el estado de los mismos (la profundidad del dibujo, desgastes irregulares, cortes o ampollas, etc.).
  • Los frenos: se deben chequear los discos y el nivel del líquido de frenos, entre otros aspectos. Las pastillas de freno, tambores y resto del circuito es conveniente siempre que sea accesible. Cuando se revise este nivel hay que tener en cuenta el desgaste de las pastillas, un nivel bajo del líquido de frenos puede indicar, entre otras cosas, alguna fuga en el circuito o un desgaste excesivo en los frenos.
  • El sistema postratamiento de gases: hay que comprobar que no haya fugas en el escape, así como el color del humo que eche el vehículo.
  • El aceite: su comprobación se hace con el vehículo frío y en superficie plana. La varilla, sin los restos de aceite, se introduce y se repite la operación para comprobar el nivel de aceite motor. La marca debe quedar siempre entre el máximo y el mínimo. Si no se encontrase en este rango, se debe corregir y observar periódicamente el nivel ya que puede significar el detectar fugas en el sistema y el evitar una avería de motor.
  • Los limpiaparabrisas: el depósito debe estar completamente lleno de agua o líquido limpiador. El estado de las escobillas de los limpiaparabrisas, tanto delanteros como traseros, es importante. Ante grietas o pérdida de elasticidad, se deben sustituir.
  • La batería de arranque: se debe comprobar visualmente el estado la batería, centrándose en las fijaciones, fugas, estado de los bornes y conexiones.
  • La carrocería: hay que prestar especial atención a los efectos de oxidación o corrosión, roturas y a posibles defectos de las fijaciones de los elementos del exterior del vehículo. También se debe revisar el estado de los cristales y espejos, así como el correcto funcionamiento de las puertas.
  • El acondicionamiento interior: en el caso de los cinturones de seguridad, se debe revisar su estado (cortes, desgastes, etc.) y funcionamiento (la hebilla ancla correctamente, se recoge sin problemas, etc.), así como el estado de los asientos. Además, se debe comprobar que no se encuentran encendidos testigos luminosos en el salpicadero que puedan indicar un incorrecto funcionamiento del vehículo (por ejemplo, el testigo MIL).
Compartir esta página