Skip to content

Calienta el coche, pero no calientes el planeta

Posted in control de emisiones

Llega el otoño, la bajada de las temperaturas e inevitablemente las ganas de meternos en el coche y poner la calefacción en lo que para muchos conductores es su segunda casa. Una reacción natural que, sin embargo, puede tener consecuencias nefastas para la salud y para el medio ambiente. Vaya este post para ‘calentar’ conciencias y ayudar a una conducción más saludable.

Se calcula que las ITVs, en su control de emisiones contaminantes, evitan al año más de 400 víctimas mortales anuales en España. En términos económicos, el coste social está valorado en unos 485 millones €. “Estos datos son consecuencia de los controles a los que son sometidos los vehículos en las estaciones de ITV, de acuerdo a los procedimientos establecidos por la Administración”, apunta Guillermo Magaz, el director gerente de la asociación que engloba a la gran mayoría de entidades de ITV de España. “Las emisiones excesivas suponen la tercera causa de rechazo en las inspecciones que se realizan, con un 14% de los vehículos que no superan la inspección”.

No somos conscientes de que con pequeñas conductas de comportamiento podemos conseguir una temperatura adecuada en el coche sin calentar el planeta. ¿Cómo? Respondemos a tus preguntas.

¿A qué temperatura debo conducir?

Entre morirnos de frío o hacerlo de calor hay un temperatura media y agradable para circular. Se aconseja que no baje de los 19 grados, teniendo en cuenta que llevamos ropa de temporada. Pero que no supere los 22 grados. Eso sí, abrigos fuera. Además de dar un calor en exceso (y los excesos nunca son buenos) limita nuestro movimiento al volante y puede poner en peligro la conducción

¿Qué síntomas provocan las altas temperatura?

Adormecernos, la primera de ellas. Reduce la capacidad de atención y de reacción. Aumenta la fatiga y la irritabilidad.

¿Cuándo la enciendo?

No seas impaciente y espera a que el coche esté en marcha. El aire caliente puede contribuir a la aparición del vaho y dificultar la visibilidad debido al contraste de temperatura entre el interior y el exterior del vehículo. Ojo porque puede producir grietas en la luna.

¿En qué posición?

Es preferible siempre que el aire salga desde abajo, por la zona de los pies. De esta manera, se distribuirá mejor por todo el coche ya que el aire caliente tiende a subir en un ambiente frío.

En el caso de aire acondicionado, se desaconseja dirigir el chorro de manera directa a ninguna parte del cuerpo, por muy apetecible que sea la sensación de calor.

¿Qué puedo aportar como conductor para evitar contaminar? 

Aquí te damos alguna sugerencia. Toma nota:

  • No dejes el coche en marcha. Si vas a parar más de un minuto, no dejes la calefacción encendida.
  • Comprueba la batería y los sistemas de encendido. Los combustibles mal quemados son los principales causantes de la contaminación.
  • Revisa el tubo de escape y el catalizador. Haz lo mismo con el filtro de aceite. Un motor bien lubricado expulsa menos humo y consume menos.
  • Usa las marchas adecuadas y no revoluciones el motor.
  • Ruedas. Revísalos siempre en frío, pero recuerda que la presión de los neumáticos y la profundidad del dibujo influyen directamente en el consumo total de un vehículo.
  • Ojo con el exceso de equipaje y la baca. Si no la vas a usar en invierno, mejor quítala porque sólo sirve para aumentar el consumo.
  • Mantener el coche a punto y pasar las revisiones para evitar males mayores. En la ITV mediante un analizador de emisiones, se comprueba que los niveles de emisiones de los vehículos sean inferiores a los establecidos de acuerdo a su fecha de fabricación y al tipo de combustible utilizado. Además, el nivel de ruido producido no debe superar el establecido en la reglamentación vigente.

Calentar tu coche sin calentar el planeta también depende de ti.

Compartir esta página:

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *