Saltar al contenido

El neumático, el mejor amigo del hombre

Escrito en Blog

No hace falta ser vidente pero ver lo evidente, que los neumáticos están gastados, que no cumplen la normativa, que no están equilibrados. No hace falta ser vidente. Te lo decimos nosotros que tenemos los datos. ¿Sabías que el capítulo de ejes, ruedas, neumáticos y suspensión es el que acumula más defectos graves (20,8%), por detrás  de alumbrado y señalización (24,1%)?

No es un post para asustar, pero es en otoño y en invierno cuando las ruedas sufren más: las lluvias, la nieve, los cambios bruscos de temperatura…  Es ahora cuando hay que tener especial cuidado  y no hacernos los remolones (“aguantan un poco más”) . Son tu calzado en la carretera y de él depende tu vida, la de los que van contigo y la del resto de usuarios de la vía. Además, el día 1 de noviembre hay cambios normativos. ¿Los conoces?

  • No escatimes

Ni un céntimo de euro, porque será el mejor dinero gastado. Invertir en tu seguridad. Hay ofertas que pueden ser tentadoras, low-cost, chollos increíbles… Pero antes de comprar, asegúrate bien de que cumplen la normativa y pasarían la ITV.

  • ¿Sabías que los neumáticos hablan?

Si te fijas bien, los requisitos vienen especificados en la rueda. Nos quedamos con el último número y la última letra. La última cifra es el índice de carga máxima que el neumático puede soportar cuando está inflado a la presión máxima de seguridad. Con ese índice hay una tabla correspondiente que determina la carga.

La última letra corresponde al índice de velocidad e indica la velocidad máxima a la que se ha certificado que un neumático puede soportar una carga con total seguridad. Como en el caso del índice de carga, cada letra corresponde a un equivalente en km/h. Pero recuerda que la velocidad permitida la pone la normativa vigente.

Además, desde unos años, los neumáticos nuevos tienen una pegatina similar a la que también muestran algunos electrodomésticos. Se trata de la tarjeta europea y muestra tres datos: resistencia a la rodadura, adherencia sobre superficies mojadas y nivel de ruido.

  • ¿Caducan?

Los neumáticos no tienen fecha de caducidad, pero la legislación obliga a los fabricantes a indicar su fecha de fabricación. Esto se indica con un número de cuatro cifras que identifica la semana y el año de fabricación. Por ejemplo si el número es 1614, se ha fabricado en la semana 16 del año 2014. Si la conservación de los neumáticos es la correcta, pueden estar en perfectas condiciones, ya que no tiene fecha de límite de uso.

  • Mi vecino los ha comprado en el mercado de segunda mano

Seguramente las ruedas que te vendan cumplen con la profundidad mínima legal de 1,6 mm.  Hasta ahí todo correcto, pero, ¿sabe tu vecino cómo se encuentran el resto de materiales que componen la rueda? ¿Sabe qué uso han tenido anteriormente?

  • ¿Pueden ahorrar combustible?

¡Y mucho! Mantener la presión correcta ayuda a reducir el consumo de combustible, uno de los gastos más importantes para las familias españolas.

  • ¿Son obligatorios los neumáticos de invierno?

Cada país lo legisla a su manera y ya hay países europeos en las que sí lo son. En España no, pero sí recomendable en determinadas zonas. Éstos se ponen al principio de temporada y se mantienen hasta el final ya que son idóneos para cualquier situación de nieve, agua, barro, frío… No equivocar con las cadenas para la nieve, que sólo se pueden utilizar en momentos puntuales de nieve o hielo.

  • ¿Qué cambios hay el 1 de noviembre?

A  partir del próximo 1 de noviembre, la legislación europea prohibirá la comercialización de los neumáticos menos eficientes. Así, los neumáticos de turismo y camionetas con la etiqueta energética “F” en el apartado de resistencia a la rodadura no se podrán vender en ningún país europeo, así como los de clase “E” de camioneta cuyo coeficiente de resistencia sea superior a 9.

PERO, no esperes a pasar la ITV para comprobar que las ruedas no tengan deformaciones ni cortes. Con un poco que las mimes puedes evitar un reventón, un vuelco (por el desgaste de la llanta) o una avería en la tracción total. Los neumáticos son el único punto de encuentro entre el vehículo y la carretera, es primordial llevar a cabo un control o mantenimiento permanente y periódico de los mismos (vigilancia de la presión de inflado, nivel de desgaste, deformaciones, etc.) para asegurar el rendimiento óptimo de las cubiertas y velar por una correcta seguridad vial.

¿Entiendes ahora por qué el neumático es el mejor amigo del hombre?

Compartir esta página:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *