Skip to content

La importancia del certificado de circulación para los patinetes eléctricos

Posted in Blog

Este documento no será obligatorio hasta dentro de dos años; sin embargo, se prevé que pueda reducir la siniestralidad de este tipo de vehículos. Debido a la fácil manipulación de los patinetes y su utilización de forma comercial, se deberá establecer un sistema para comprobar que sus prestaciones son las indicadas en este documento durante su vida útil.

Desde hace años la presencia de patinetes eléctricos en las ciudades españolas es cada vez mayor, llegando a convertirse en una de las opciones de transporte más solicitadas por los usuarios debido a su facilidad de uso y a su tamaño compacto. Sin embargo, ha sido recientemente cuando la DGT ha impuesto una regulación que afecta a las medidas de circulación, a los límites de velocidad y a las pautas de seguridad que deben cumplir.

Uno de los requisitos más significativos ha sido la indispensabilidad para poder circular de contar con un certificado de circulación del VMP (Vehículo de Movilidad Personal). Este documento, que será obligatorio a partir de los dos años posteriores a la publicación en el BOE del Manual de características de los VMP que apruebe la Dirección General de Tráfico, acreditará que inicialmente el patinete cumple con los requisitos técnicos exigibles por la normativa nacional e internacional recogidos en su Manual de características, así como su identificación. El plazo se ha establecido con el fin de permitir a los fabricantes e importadores que puedan adaptarse a la norma, sin embargo, se recomienda a todos los usuarios que estén atentos y mantengan sus patinetes a punto para prevenir cualquier tipo de problema.

Todas estas medidas quedaron aprobadas en el Real Decreto 970/2020, de 10 de noviembre y, aunque se desconoce cómo será el Manual técnico de características en el que se especificarán los requisitos técnicos que los VMP deben cumplir para su puesta en circulación, la clasificación de los mismos, los procesos de ensayo para su certificación, los mecanismos que se emplearán para su fácil identificación y cumplimiento de sus especificaciones de fabricación durante toda su vida útil; es la DGT la encargada de elaborarlo y hacerlo público en un plazo breve.

¿Por qué es importante que se controle el estado de un patinete?

Tal y como muestran los últimos datos publicados, en el año 2020 la demanda de patinetes eléctricos privados aumentó en más de un 140%, por no hablar del incremento de empresas de movilidad que ofrecen también este tipo de VMP.

Esto ha supuesto que hayan superado al uso de bicicletas y de cualquier tipo de transporte público dentro de las grandes ciudades, sin siquiera contar con una legislación como tal, a pesar de que su conducción puede suponer un riesgo en materia de seguridad vial con repercusión tanto para los usuarios de los VMP como para los otros conductores y usuarios de la vía.

Según el Real Decreto 970/2020, la velocidad máxima por diseño para este tipo de transporte debe estar comprendida entre los 6 y los 25 km/h, sin llegar a ser considerados vehículos de motor. Una velocidad a la que cualquier problema de frenado o de dirección puede provocar un accidente.

Se debe crear un sistema para acreditar a los VMP

Adicionalmente existen muchos patinetes que no cumplen con las normativas europeas vigentes en su distribución y también existe un importante mercado de modificación de estos vehículos consiguiendo prestaciones mucho más elevadas a las estipuladas por diseño, con el riesgo que ello supone para la seguridad vial. Es evidente que se debe crear un sistema de comprobación que permita acreditar que los VMP que circulen por nuestras ciudades cumplan, durante toda su vida útil, los requisitos técnicos iniciales. Un sistema similar a como se hace con el resto de vehículos gracias a su paso por las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos; pero teniendo en cuenta la peculiaridad de utilización de los VMP.

Se busca reducir la siniestralidad

En esta situación nos encontramos que casi todos los siniestros ocurren en las ciudades (98%) y en concreto, en los carriles para vehículos (66%), como resultado de colisiones (60%), atropellos (20%) y caídas (19%). En estos siniestros están implicados coches (66%), peatones (11%), furgonetas (8%), camiones y autobuses (7%) y bicicletas (6%), que sufren mayoritariamente personas de entre 16 y 35 años; según el estudio realizado por Fundación MAPFRE en colaboración con CESVIMAP.

Por otra parte, el hecho de que no sea obligatorio el uso del casco supone que muchos usuarios no lo lleven y, por tanto, aumenten las probabilidades de sufrir algún tipo de accidente grave. Conducir sin casco es uno de los factores que más influye en un accidente mortal (40%). Por ello es recomendable el uso del casco y mantener el buen estado de los patinetes se vuelve crucial sobre todo a la hora de circular por los núcleos urbanos, donde el tráfico es mucho más denso que en las zonas menos pobladas.

La DGT busca, a través de esta normativa, reducir la siniestralidad de los patinetes eléctricos, que entre 2019 y 2020 aumentó en casi un 32%, pasando de 76 a más de 100 accidentes en este tiempo con personas heridas leves y graves. Durante ese periodo, además, se reportaron hasta 6 decesos provocados en estos siniestros, algo que se podría prevenir siguiendo correctamente las pautas de circulación y mantenimiento del vehículo.

Compartir esta página

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *